Un cochinero la renovación del liderazgo de Morena

Es verdaderamente vergonzoso el cochinero en que los militantes del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) han convertido su proceso interno para elegir una nueva dirigencia nacional, en donde una vez más, estos hombres que se llaman de izquierda pero que muchos de ellos están muy lejos de serlo porque son oportunistas y hampones de la política, están demostrando que no tienen ninguna vocación democrática de la que dicen presumir para justificar muchos de sus yerros arrastrado a México a una profunda crisis social, de salud y económica.

Los dirigentes de Morena y sus militantes, que no tiene ninguna verdadera vocación democrática, no pudieron en más de un año dirimir sus diferencias y con apego a estatutos internos proceder a la renovación del liderazgo nacional, lo que motivo que tuvieran que recurrir al INE y al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para que se encargaran de hacer una encuesta que decida quién debe ser su presidente y secretario general.

Entre pleitos pendencieros e inconformidades, los dirigentes y militantes de Morena pusieron en duda la honorabilidad del INE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, al momento de que el primero sentó las bases para las consultas y el segundo las avaló, lanzando acusaciones de conjuras y reparto de dinero.

Finalmente, el INE pudo hacer la primera de tres encuestas que se programaron, con el aval del TEPJF. La primera conocida como reconocimiento para seleccionar solamente a cinco contendientes para Presidente y otro número igual para Secretario General, ante la imposibilidad de llevar una consulta con más de cien candidatos.

Los ganadores para contender por la presidencia del CEN de Morena, fueron: Porfirio Muñoz Ledo, Mario Delgado, Hilda Díaz, Adriana Méndez y Yeidckol Polevnsky.

En segunda encuesta, cuyos resultados se dieron a conocer el pasado viernes, el INE declaró un empate técnico entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, porque el primero logró el 25.34 por ciento de la votación y el segundo el 25.29 por ciento. Con un diferencial entre el primero y el segundo de 0.5 centésimas de punto.

Con esos resultados, el INE tendrá que hacer una tercera encuesta donde solamente participen Porfirio Muñoz y Mario Delegado.

En un principio Porfirio aceptó los resultados, no sin antes poner en duda cómo fue posible que Mario en unos días haya logrado empatarle si en la primera encuentra de reconocimiento le ganó tres a uno. Acusó que a pesar de las carretadas de dinero que uso no logró ganarle.

Mario Delgado aceptó los resultados y esperar a una tercera encuesta.

Sin embargo, horas más tarde del mismo viernes, Porfirio Muñoz, se declaró triunfador de las elecciones, porque aun que fue con un mínimo porcentaje, dijo que asumirá la Presidencia de Morena hoy lunes.

Ante esa posición, Mario Delegado acusó a Porfirio Muñoz Ledo de pretender dar un golpe de estado en Morena, de pretender convertir a dicho partido en oposición y desconocer en cualquier momento al presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Con este nivel de vehemencia, Porfirio Muñoz Ledo puede desconocer a Andrés Manuel López Obrador en cualquier momento o hasta atacarlo por su convicción democrática. Está poniendo en riesgo todo lo que hemos conseguido, todo por lo que hemos luchado desde hace más de 20 años para que AMLO llegue a la presidencia y guíe una verdadera transformación de la vida pública de nuestro país”, afirmó Mario Delegado.

Porfirio calificó las acusaciones de Mario Delgado de “graves y estúpidas” y le recordó que el viene acompañando a López Obrador desde hace la década de los 80s.

Vaya pleito que se traen los dirigentes y militantes de Morena, que se están dando hasta con la cubeta en su afán por asumir el liderazgo de ese partido, donde reitero que lo más graves es que están demostrando que son autoritarios y que no tienen ninguna vocación democrática y que tampoco tienen respeto por las Instituciones cuando los resultados le son adversos.

El pleito continuará, con consecuencias muy severas para Morena, porque ninguna de las partes aceptará la derrota y reconocerá el triunfo del contrincante.

En esa confrontación Mario Delgado, a quienes sus opositores llaman el candidato oficial y al que acusan que ha gastado cientos de millones de pesos en su campaña con recursos del erario público, con una postura petulante y demagógica, que el pueblo será el que decida quién será su dirigente.

Nos parece una arrogancia que Mario Delgado diga que el pueblo definirá quien será su próximo Presidente. Corresponde a sus militantes decidir el muevo dirigente y no el pueblo de México. El pueblo nada tiene que ver en sus pleitos callejeros y en sus ambiciones políticas por seguir saboreando las mieles del poder.

El pleito reiteró que continuará entre militantes y dirigentes de Morena, porque lo traen en su ADN. Si entre ellos no se entienden, como pudiéramos pensar que pudieran tener acuerdos con sus adversarios en la discusión de temas de trascendencia nacional, como la desaparición de los Fideicomisos, que los morenistas y aliados lograron a raja tabla, en el análisis del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2020.

Print Friendly, PDF & Email
¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *