AMLO usa corrupción para encubrir ineptitudes y ocurrencia

Por recomendación de uno de mis grandes maestros que tuve en mi carrera periodística, desarrollé el hábito de no solamente estar al tanto de las noticias y acontecimientos locales, regionales y nacionales, sino que me di a la tarea de leer a los intelectuales de México en revistas que dejaron huella en México: Siempre, Impacto y desde luego sin dejar de consultar las páginas editoriales de Excélsior bajo la dirección de Julio Scherer, donde era obligado a leer a Manuel Buendía, José Luis Mejía y los domingos a Gastón García Cantú.

A esos ahora hay que sumarles a los grandes intelectuales que escriben en el Universal, Reforma y el Financiero, entre otros.

Desde que comenzó el gobierno del Presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no he escuchado en televisión y la radio y tampoco he leído a los intelectuales, que el Ejecutivo Nacional califica de “orgánicos”, una expresión o un artículo en los que se opongan a su decisión de combatir la corrupción, al contrario, han aplaudido, por representar una demanda social.

Lamentablemente en estos dos años de Gobierno Federal (GF), el presidente AMLO ha tomado la bandera de la corrupción para encubrir ineficiencias, ineptitudes, atropellos y hasta agandalles como dicen los gobernadores de la Alianza Federalista.

Hagamos un breve recuento de como la supuesta lucha contra la corrupción ha permitido al presidente AMLO cometer barbaridades y locuras, que, en el exterior como nosotros, no le encuentran ninguna explicación sustentable.

Por ejemplo, el presidente AMLO decidió por sus pistolas cancelar el nuevo aeropuerto de la ciudad de México, tirando a la basura 130 mil millones de pesos, por actos de corrupción en la asignación de contratos. Fue una locura en un país de grandes necesidades.

Su propio secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espiriú, dijo ante el Senado luego de siete meses de la cancelación que no encontraron ningún acto de corrupción.

Ahora bien, si las empresas contratadas para la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México eran corruptas, según el Presidente AMLO, porque se les invitó a participar en otras obras, como una medida de desagravio. Y además a dichas empresas se les indemnizó con miles de millones de pesos, sin desconocer los adeudos que aún se arrastran.

El Presidente AMLO canceló las instancias infantiles dejando sin apoyos a cerca de 900 mil niños, porque había corrupción y hasta el momento no hay una denuncia ni nadie en la cárcel por esos delitos.

Desde casi dos años los padres con niños con cáncer vienen padeciendo un calvario porque ha sido el común denominador que no haya medicamentos para su tratamiento de sus hijos.

La escasez de medicamentos, que en principio se intentó negar, fue justificada por el presidente AMLO por estar combatiendo la corrupción. El combate de la corrupción no tiene porque provocar que haya escasez.

Y como el problema siguió, el Presidente dijo que había una conjura por parte de los laboratorios y a los críticos que denuncian los hechos, los llamó adversarios y defensores de los privilegios de la corrupción.

El problema de la escasez de medicamentos sigue, lo que nadie puede explicar cómo puede suceder esto en un Gobierno donde ya se presume que no hay corrupción, porque eso era en los gobiernos anteriores, de los neoliberales y conservadores, donde nunca faltaron los medicamentos.

Y como la escasez de medicamentos oncológicos continua, el Gobierno Federal ha dicho que hubo un robo muy extraño de cerca de 37 mil unidades. El hurto de los medicamentos que nadie vio, se cometió el 4 de octubre, pero la COEPRIS lo reveló hasta el 9, ante el reclamo de los padres de familia, a quienes las autoridades les pidieron que ellos hicieran la denuncia. Hágame el “recabronfabron”, como dice Cantón.

La Secretaria de Salud dijo que el hurto de los medicamentos fue el 5 de octubre y COEPRIS dijo que fue el 7 de octubre. Ni ellos se ponen de acuerdo sobre este supuesto robo, que más bien parece un montaje para justificar la escasez y la ineptitud de las autoridades

Todo parece indicar que estamos ante un robo de medicamentos, donde no hubo medicamentos.

Esto nos recuerda la rifa del avión, pero sin avión.

También que tenemos una Guardia Nacional Civil, que nada tiene de civil, porque está integrada por soldados. No hay civiles y sus mandos también son militares y no civiles.

Con la iniciativa para desaparecer todos los Fideicomisos, el presidente AMLO dijo que era porque había corrupción y que ese dinero se destinaría para apoyar al sector salud y para la compra de vacunas.

Ante las protestas que se han multiplicado por este nuevo atropello bajo la bandera de la corrupción, el presidente AMLO y su Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, afirman que nadie saldrá perjudicado porque los beneficiarios seguirán recibiendo los apoyos.

¿Si el dinero de los Fideicomisos seguirá usándose para los fines que tenían, como se van a destinar para apoyar al sector salud como dijo el Presidente AMLO? Alguien está mintiendo.

La Alianza Federalista, compuesta por 10 gobernadores del país, al manifestarse en contra de la cancelación de los Fideicomisos, afirmaron que se trata de un “agandalle del Gobierno Federal” y que defenderán los Fideicomisos en una controversia constitucional.

Francisco Corral, gobernador de Chihuahua, dijo, que la cancelación de los fideicomisos es un agandalle del Gobierno Federal bajo la bandera de combatir la corrupción.

El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, dijo que la cancelación de los fideicomisos es un agandalle del Gobierno Federal, que va por casi 70 mil millones de pesos y que quieren utilizar con fines electorales y no haya como disfrazarlo.

En respuesta a la lucha que va a emprender la Alianza Federalista y a las organizaciones de la sociedad que se oponen, el presidente AMLO, dijo “que quienes defienden los fideicomisos, defienden la corrupción”.

Eso es totalmente falso y como decíamos al principio, el presidente AMLO está utilizando la bandera de la corrupción para cometer atropellos y encubrir ineptitudes criminales como la falta de medicamentos para los niños con cáncer.

El presidente AMLO, como se lo han hecho ver muchas organizaciones sociales, puede combatir la corrupción, sin destruir las instituciones ni cancelar programas que han merecido el reconocimiento internacional, como las estancias infantiles y el seguro popular.

Es muy lamentable, reiteró, que el combate de la corrupción sea utilizado como bandera para encubrir ineptitudes e ineficiencias del Gobierno.

No hay ninguna prueba de que este Gobierno esté realmente combatiendo la corrupción, porque no hay denuncias sobre los hechos que ha revelado el Presidente. Y cuando se han hecho denuncias en contra de sus funcionarios del primer círculo del poder las descalifica.

A las denuncias documentadas de corrupción de Ana Gabriela Guevara, directora de la Comisión de Cultura Física y Deporte, AMLO dijo que eran politiquerías.

A las denuncias que hizo su amigo Jaime Cárdenas, al renunciar a la dirección del Instituto para Devolver el Pueblo lo Robado, por los actos de corrupción que encontró, el presidente AMLO dijo que eran politiquería.

A los supuestos actos de corrupción de su director de la CFE, Manuel Bartlett, con más de 20 casas que no declaró, el presidente AMLO lo exoneró, porque no iba a investigar cosas que no sucedieron en su gobierno.

El Universal documentó el martes pasado que la actual directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt”, María Elena Alvarez-Buylla, quien se ha pronunciado a favor de desaparecer los Fideicomisos, porque eran fuentes de corrupción, recibió durante el gobierno de Enrique Peña Nieto más de 17 millones de pesos para desarrollar varios proyectos de investigación y para financiar viajes y estancias en el extranjero donde supuestamente iba estudiar.

Si es cierto la tesis del Presidente AMLO, resulta que su amiga directora del Conacyt se benefició de la corrupción. Pero la respuesta del Presidente fue que el Universal pretendía desacreditarla.

Print Friendly, PDF & Email
¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *